Las erupciones volcánicas son consideradas como un riesgo extraordinario, así como también lo son las caídas de cuerpos siderales y aerolitos, huracanes y tempestades ciclónicas atípicas, entre otros.

Estos riesgos extraordinarios generalmente están excluidos en los condicionados de las pólizas de seguros de hogar y de vehículos, es decir, que no serán cubiertos por las compañías aseguradoras.

Entonces ¿quién se hace cargo?

El Consorcio de Compensación de Seguros se trata de una entidad pública adscrita al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital a través de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, único en Europa y que se encuentra al servicio del asegurado.

El Consorcio de Compensación de Seguros actúa con carácter subsidiario para cubrir a los asegurados en situaciones como la ocurrida con el volcán Cumbre Vieja, ubicado en la isla de La Palma.

Pero es importante saber, que es indispensable que en el momento que ocurra el siniestro, el bien debe estar asegurado. Es decir, para que sean cubiertos los daños, la vivienda deberá tener contratado un seguro de hogar y en el caso de daños producidos al vehículo, tener contratado un seguro de vehículos y estar al corriente del pago de las cuotas.

Cabe destacar que dos meses después de la erupción del volcán Cumbre Vieja, el Consorcio de Compensación de Seguros ha abonado 53.000.000 € en indemnizaciones a los afectados.

Vía Unespa / Asociación Empresarial del Seguro Español.